Testimonio de Marial Corona

Actualizado: 22 ene




“Me di cuenta de que al evangelizar

 tenía a su Cuerpo Místico (en esta niña con quien estaba hablando) en mis brazos y podía ungir sus heridas”

Testimonio de Marial Corona, consagrada

 de Regnum Christi

    La semana de evangelización Arde Complutum supuso para mí  una gracia inmensa en todos los sentidos; comprobé de nuevo que cuando una piensa que está dando algo al Señor, termina siendo la primera beneficiada. Para compartir mi experiencia de esta semana usaré algunos pasajes del Evangelio que agrupan lo que viví.

    Llevo muchos años misionando por las calles. Mi experiencia más fuerte de evangelización fue un Viernes Santo, hace tres años, en el que terminé hablando con una niña de 16 años que había tenido una vida bastante dura. En nuestra conversación fue muy claro para mí cómo el Espíritu Santo iba tocando sus heridas y dando consuelo y libertad; este ha sido uno de los momentos más bellos en mi vida consagrada, ese Viernes Santo lo que más deseaba era tener en mis brazos el Cuerpo herido de mi Señor y curar sus heridas y me di cuenta de que al evangelizar tenía a su Cuerpo Místico (en esta niña con quien estaba hablando) en mis brazos y podía ungir sus heridas. Arde Complutum me llevó a profundizar y universalizar esta experiencia.

    Al salir por las calles y acercarme a las personas me di cuenta de cuán heridas están y cómo muchos de los que se alejan de Dios y de la Iglesia lo hacen por no poder encajar el sufrimiento en sus vidas. Un sacerdote nos comentó que es importante que las personas sepan que, sea cual sea su situación personal, en la Iglesia tienen un lugar, una familia; primero tienen que experimentarse amados y aceptados, después podrá “comenzar” su conversión, tarea de toda la vida que vivimos también los que estamos “dentro”.

Como misionera descubrí que mi identidad es más parecida a la de una enfermera, que a la de un conquistador. Leí una frase en Facebook que me pareció muy acertada en este sentido “La Iglesia es un hospital de pecadores, no un museo de santos.” Estoy orgullosa de ser paciente muchas veces, y enfermera, otras tantas, en este hospital.

    Un primer pasaje del Evangelio que refleja mi experiencia de esta semana son las bodas del Hijo del Rey. El Rey después de haber mandado a sus sirvientes a buscar a los invitados y recibir disculpas de su parte por estar ocupados en otros asuntos les dice “‘El banquete nupcial está preparado, pero los invitados no eran dignos de él. Salid a los cruces de los caminos e inviten a todos los que encuentren’. Los servidores salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, buenos y malos, y la sala nupcial se llenó de convidados” (Mt 22, 8-10).Estos versículos describen la percepción que la Iglesia tiene de sí misma haciendo eco a las constantes invitaciones del Santo Padre a salir a las calles. ¿Quién soy yo para decidir a priori quién es digno y quién no lo es de venir a las bodas del Cordero?

    En continuidad con este pasaje resonó otro versículo de Mateo: “Os aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios” (Mt. 21, 31). Nuestro Señor dice esto a los fariseos, a quienes cumplían la ley, a quienes se creían “buenos”. Desde niña he tenido la gracia de tener una relación bastante cercana con Nuestro Señor. Hace 9 años le consagré mi vida en el Movimiento Regnum Christi y la verdad todos los días trato de portarme bien. Sin embargo también oigo a Nuestro Señor “Las prostitutas y los publicanos entrarán primero…” y no lo dudo ni un poquito porque ¿Quién soy yo para creerme algo si todo lo he recibido, si todo es gracia? Comparto brevemente tres encuentros que tuve durante las noches de evangelización.

    El primero fue con un señor rumano que me dijo que de niño iba a la Iglesia, pero desde que llegó a España hace nueve años no había pisado una. Lo invité a pasar y me dijo que estaba muy mal vestido (shorts, playera sin mangas, chanclas). Antes yo hubiera opinado lo mismo, pero ahora, estando inmersa en tanta gracia, ¿Quién soy yo para decir “aquí no entras”? Pasamos, nos arrodillamos frente a la Eucaristía, presentamos los deseos de nuestro corazón y permanecimos ahí un buen rato.

    Después me encontré con un grupo de jóvenes tomando sus cervezas. Uno me dijo que era alcohólico desde los diecisiete años (ahora tiene treinta y seis, en ese momento iba por la cuarta cerveza, se le notaba un poco, pero seguía más aquí que allá y pudimos tener una conversación coherente) y que Dios no lo podía querer porque era un borracho. Me vino a la mente el pasaje “Entrarán primero…” y se lo compartí, abrió mucho los ojos y accedió entrar en la Iglesia. Tomó su velita y me preguntó qué podía escribir en su petición, yo le dije que Nuestro Señor podía darle todo y escribió: “HOLA JESÚS, TE PIDO TODO”. Después se puso de rodillas a unos metros de la custodia. Puse mis manos en sus hombros y comencé a rezar con él y por él, hablando del amor tan grande que Nuestro Señor le tiene y lo feliz que estaba de tenerle cerca. Después de 10 minutos lo dejé y me fui a un banco a seguir rezando por él; cuando lo vi unos minutos más tarde estaba con un sacerdote, en confesión.

    Por último encontré a dos jóvenes chinas que no creían en ningún dios ni practicaban ninguna religión. La Catedral les pareció bastante curiosa y quisieron entrar. Colocaron su vela y su petición frente al Santísimo y ahí, de rodillas, di la catequesis más extensa, y a la vez breve, que he dado en mi vida: “Dios vio que faltaba amor en el mundo y se hizo hombre para enseñarnos a amar. Nació de una mujer Virgen y vivió con nosotros 33 años….” Escucharon con gran atención, me preguntaron si Dios entendía chino (para escribir en chino su petición), me pidieron permiso para quedarse en la Iglesia después de terminar nuestra oración juntas y fueron con un sacerdote para que les diera la bendición.

¿Quiénes “entrarán primero”? Las almas sencillas, quienes han sufrido más (y el mayor sufrimiento es no conocer a Cristo…) ¡Nos toca abrirles la puerta e invitarles a entrar!Nuestro Señor nos deja el modelo del Buen Samaritano (Lc 10, 30-37). Él se encuentra por el camino a un hombre que ha sido herido (como tantas personas hoy en día, heridas por el materialismo, por el hedonismo, por la mentira, por los vicios), cura sus heridas (con caridad y misericordia se hace cargo de ellas), lo lleva al mesón (a la Iglesia, en la que hay “muchas moradas” (Jn 14, 2)) y paga la cuenta (la cuenta que cada Samaritano tiene, en la que invierte con oración y sacrificio).

    La dinámica de evangelización que nos presentaron en ArdeComplutum está fuertemente impregnada de oración y alabanza. Día a día los misioneros pasamos más tiempo de rodillas frente a Nuestro Señor en la Eucaristía que en las calles evangelizando e incluso, al salir a evangelizar de dos en dos, se nos sugiere que una persona sea quien hable y la otra permanezca rezando por aquel a quien se le está anunciando la Buena Nueva. ¿Por qué? Porque lo que se libra en el corazón de cada persona en el momento de oír hablar de Nuestro Señor y recibir la invitación a entrar en una Iglesia es una batalla espiritual. Es muy probable que la persona encuentre muchísima resistencia en su interior a abrirle las puertas a Jesucristo (o más bien a atravesar la puerta que Él le está abriendo) y esta batalla se gana con la oración. Ya nos decía San Pablo que “nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio” (Ef 6, 12).

    Cuando me tocó rezar mientras mi compañera misionera anunciaba la Buena Noticia me dio la impresión de estar viendo una buena película de acción; en definitiva sé cómo va a terminar la película (ganarán “los buenos”) pero sentía la adrenalina al ver la “persecución” y preguntarme cómo terminaría esa escena en particular. La evangelización, siendo real y mucho más trascendente, me involucró mucho más que cualquier película y en mi corazón sé que, si Dios ha llamado a la puerta de esa persona y hay tanta oración de por medio,la gracia de Dios no se perderá, esa persona le pertenece y Él la está reclamando. Pero no sé cómo terminará ese “capítulo” en particular y mi oración, mi sacrificio, mis palabras, son para que la gracia triunfe cuanto antes en la vida de esa persona y reciba la alegría de volver a casa (cf. Lc 15, 24).

    En definitiva, la semana de evangelización fue para mí una experiencia de oración, de misión y de comunión, una experiencia de Iglesia por la que quedo sumamente agradecida, con Dios y con cada uno de los que la hicieron posible.


Marial Corona

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo